Danza del Vajra que Beneficia a los Seres: Testimonios del retiro de enero 2018

Una de las actividades que se organizaron en Tashigar éste verano, fue el curso y retiro de la Danza del Vajra que Beneficia a los Seres coordinado por el Instructor Adrián Mascherpa.

Durante el retiro el grupo realizó diariamente sesiones de práctica de 1h y 45 minutos, danzando 6 veces la Danza, despertando en cada participante una experiencia única e inolvidable.

Compartimos los testimonios de algunos de ellos.

El encuentro era el 19 de enero. La actividad era de 9 dias. El obejtivo: aprender la danza del vajra para el beneficio de todos los seres. Propuesta interesante, sanadora y reveleadora.

Ahí con todas las expectativas puestas nos encontramos en el Gompa a las 10 am . El lugar se encontraba luminoso y rodeado de naturaleza.

Adrian, nuestro profesor, nos hizo sentar en ronda sobre un mandala de colores. Nos presentamos. Eramos 8 mujeres y 2 hombres. Ahí todos los entusiastas presentes y curiosos.

El curso se iniciaba. Los dos primeros días se dictaba la enseñanza de la danza que consistía en 6 grupos de 6 movimientos aplicados en pasos, brazos y canto.

Empezamos aprendiendo los movimientos de pies. Ahí tras la observación y repetición de los mismo se iban grabando cada serie de movimiento. Las mujeres teníamos nuestros paso hacia la derecha y los hombres giraba hacia la izquierda.

Siguiendo el animo entusiasta comprendíamos de a poco el signifiacdo de los colores, de las formas que componían el mandala, para que estábamos ahí, el porque de uno con el universo,  No es poca cosa. No?

Una vez aprendido toda la seria de movimientos de pies, de brazos y de sonidos nos animábamos cada vez mas a soltarnos, a incorporar, a cantar, a danzar.

La meta era hacer la practica completa girando 36 vueltas al mandala lo que duraría 1h, 45 minutos. A ritmo.

Practicando la danza me di cuenta que iba superándome, podía conectarme conmigo, mi mente que intentaba controlarla para no perder el paso, el ritmo, los moviemientos, la presencia era la joya de la practica. Mientras mas estabas ahí mas unido te sentias con el todo, mas sueltos eran los movimientos y a la vez mas precisos. Mas sanaba, mas paciencia, mas fluia.

Cuanta practica de superación. Una nueva manera de meditar estaba incorporando. Cada día mas agradecida.

Gracias por la enseñanza, por transmitir esta hermosa herramienta de meditación. Gracias a la danza por ser tan generosa con todos los seres. Gracias Adrian por compartir esta joya.

Malena

Durante el curso de la Danza del Vajra que Beneficia a los Seres sentí que fueron nueve días de una vivencia intensa  y profunda, guiados por Adrian, que con su forma de explicar, su calidez y su paciencia logró que podamos disfrutar en una unidad de mandala, colores, sonido de los mantras, cuerpo y movimiento, de esta bellísima danza, en tan corto tiempo. 

Al aprender los movimientos, paso a paso acompañados por el ritmo que otorgan los mantras, logramos el estado de contemplación dejando que nuestro cuerpo fluya, liberando la mente, integrando nuestras energías como grupo, haciendo de ese mandala un espacio de armonización.

La práctica intensiva iniciada una vez incorporados los movimientos, de danzar seis veces continuas cada día, treinta y seis vueltas; haciendo esto dos veces al día durante los dos últimos días, permitió afianzar nuestra conciencia en el estado de contemplación.

Muchas Gracias

Susana

En Tashigar Sur, sagrado lugar establecido desde hace veintiocho años por nuestro Maestro Chögyal Namkhai Norbu, donde numerosos practicantes han recibido y reciben la Insuperable Enseñanza Dzogchen; se realizó este curso bajo la instrucción de Adrián Mascherpa.

La iluminada gönpa rodeada por un bosque nativo, albergó dos mandalas llenos de ávidos estudiantes donde aprendimos y ampliamos nuestras capacidades sobre la Danza que Beneficia a los Seres. Al finalizar el curso, Adrián nos sugirió hacer el Thun completo de la Danza del Vajra (10:00-11:00) y la Danza que Beneficia a los Seres seis veces seguidas (18:00-19:45) a lo largo de la semana que iniciaba. Lo que al principio sonaba algo difícil o agotador, en la práctica diaria fue una maravillosa experiencia de presencia. De manera natural y relajada, danzamos día a día con la intención de beneficiar a todos los seres que sienten.

Cada uno de los practicantes tuvimos experiencias similares. Fue muy interesante compartirlas casi finalizando la semana. Nosotros habíamos llegado con una idea preestablecida de lo que sería nuestra estadía. Teníamos una especie de programa mental acerca de lo que haríamos. Como todos saben, la dinámica del Gar de nuestra comunidad tiene esa forma de hacernos ir más allá de nuestros límites y condicionamientos. Así que ninguno cumplió sus “metas” pre programadas, sino que nos fuimos soltando al momento presente, trabajando con las circunstancias y dando lo mejor de cada uno, como nos recuerda nuestro Precioso Maestro. Entendimos una vez más en profundidad la Enseñanza de estar presentes, de integrar (no juzgar), experimentar a la Noble Sangha (una de las tres Joyas) y cómo a través de ella nos vemos a nosotros mismos.

Esta semana en Tashigar Sur, superó nuestras expectativas, fue más allá de lo que limitadamente esperábamos. Realmente auspicioso desde cualquier punto de vista. La Gracia de nuestro Precioso Maestro nos envuelve, siempre nos enseña a través de todo y todos. Solo queda un profundo agradecimiento; especialmente a Adrián Mascherpa, quien con su gran dedicación y paciencia, de manera relajada y atenta, nos hizo expandir nuestras capacidades en la danza. Gracias al Gëko Daniel y a Soledad Mariani, al Gakyil, quienes junto a un gran equipo de personas, mantienen y sostienen este sagrado lugar en la sierra de Córdoba, Argentina llamado Tashigar Sur. ¡A LA LA HO!

Gladys Mendía

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *