Las distracciones y la presencia consciente – 18 de Marzo 2019 en Santiago de Chile.

con Steven Landsberg (Presidente de la Comunidad Dzogchen Internacional)

18 de Marzo 2019. de 19:00 a 21:00 hrs.

Avenida Chesterton 8005, 7550000 Las Condes, Región Metropolitana de Santiago, República de Chile

Donación Voluntarias Sugerida ( 5000 pesos )


Esta charla es apropiado para cualquier persona que tenga interés en la meditación, ya sea que tenga una práctica establecida de meditación o que sea completamente nuevo en la meditación.

No es difícil para nosotros darnos cuenta de lo ocupada que está nuestra mente.

La consciencia de los sentidos hace contacto con los respectivos objetos a través de los organos de los sentidos. Escuchamos, probamos, tocamos, olemos, vemos y pensamos. Evaluamos y juzgamos la aceptación o el rechazo.

Navegamos con esperanza y miedo y usamos las emociones para proteger y administrar nuestro dominio. Así solidificamos nuestra visión limitada con el pegamento del apego, la rabia y la ignorancia. La separacion de que es esto y eso lo hace más distinto.


Esto es a veces amenazante, a veces servicial a veces neutro. Todo con su peculiar estructura, forma y carácter, lo que lo hace parecer muy independiente. Le damos orden a nuestro mundo con nombres y definiciones, archivos, compartimentos e índices. Empezamos a pensar que sabemos que es lo que sucede, pero lo que sucede en nuestra perspectiva es solo una historia impuesta a nuestra experiencia. Nunca estamos satisfechos y siempre buscamos nuevos objetos para cautivar y distraer nuestra atención.


No es fácil para nosotros estar quietos y relajados, entramos en este largo espacio. Afortunadamente hay sillas y asientos arreglados, sabemos donde ir, tomamos una silla y tratamos de relajarnos.

Pero cuando se nos pide estar presentes en el momento, no sabemos cómo enfocarnos ni como empezar. Para aplicar la presencia tenemos que suspender nuestro hábito de proyectar la idea de que sabemos que es lo que sucede. Tenemos que suspender la idea colectiva de que es lo que sucede, de alguna forma queremos definir y limitar su alcance.


Por supuesto, si todo lo que hacemos es reaccionar a las circunstancias y apariencias con una evaluación habitual, entonces no es posible que apliquemos una presencia consciente a nuestros sentimientos y percepciones, y pensamientos. Como resultado de las continuas distracciones, siempre seremos gobernados por la esperanza y el miedo. De alguna manera, debemos aprender a aplicar la presencia de manera pura y desnuda sin ninguna expectativa o aprensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *